Cómo comprar bien en rebajas

Todos los años lo mismo: llevamos preparándonos para este momento desde verano, nos juramos que esta vez lo haremos bien, que no nos saldremos de la lista, que no miraremos la nueva colección para evitar tentaciones… Pero nada, es imposible. Nos pueden las ganas, la gente moviéndose rápido por las tiendas, la música que nos incita a comprar más, las prendas que nos adelantan la primavera aunque sabemos que no podremos estrenarlas hasta dentro de varios meses…

Las rebajas de enero son las más peligrosas.

c939c58abd62f274d3bae006d30d026c

Si no han empezado ya, todas las cadenas de ropa y accesorios están a punto de empezar su periodo de saldos y, como sabemos de buena tinta que no es nada fácil acertar con las compras, os vamos a dar unas claves y reglas inquebrantables que a nosotras nos han funcionado más de una vez y que toda buena compradora debería conocer.

e8fec05b98afd5c58ef3f3ef59a7b074

 

Regla nº1: huye de los probadores

Todos sabemos que muchas veces hay más cola para probarse la ropa que en la caja, así que si no quieres desesperarte más de la cuenta: evita los probadores. Lo que puedas probarte en cualquier espejo de la tienda, mejor. Y lo que no, intenta ir a talla segura o compra dos, siempre puedes devolver una de ellas.

Regla nº2: infórmate bien

Estar suscrito a las newsletters de las marcas es la mejor forma de estar al día de todo lo que pase, y sobre todo de conocer las fechas del inicio de rebajas o promociones especiales. Infórmate bien, estudia la web de arriba abajo y apunta lo que te comprarías.

Regla nº3: llénate de básicos

Las rebajas son el mejor momento para llenar el armario de básicos. Si estas prendas ya son baratas de por si, en rebajas se quedan tiradas de precio y siempre nos salvan en más de una situación. Compra camisetas, vaqueros, blusas, vestidos, pijamas o ropa interior, que puedas usar en cualquier ocasión y te sirvan para el día a día, o para combinar con algo más arreglado.

rebajas3

Regla nº4: compra pensando en lo que viene

Esta es una regla difícil: no debemos caer en los productos de nueva colección, pero tampoco rellenar nuestro armario con ropa para el frío. Para estrenar lo nuevo vamos a tener que esperar, y lo de invierno enseguida dejará de servirnos.

Inspírate en las pasarelas y en lo que van presentando las firmas para el buen tiempo y aplícalo poco a poco en tus básicos.

Regla nº5: no te fíes de las tendencias pasajeras

No caigas en prendas que se han llevado todo el invierno y que quizá no has tenido oportunidad de incluir en tu armario. En este caso, el más vale tarde que nunca no se aplica. Si no lo has usado en su momento, no te arriesgues a comprarlo ahora, puede que tengas que esperar bastante tiempo a que vuelva a ponerse de moda.

Regla nº 6: compra ropa atemporal

Justo lo contrario a fiarse de las tendencias. Aprovecha para comprar prendas que van a estar siempre ahí pero que nunca compras porque son demasiado caras: abrigos, jerséis de cashmere, cazadoras de piel, trajes de fiesta, ropa para hacer deporte…

rebajas2

Regla nº 7: invierte en complementos.

Sobre todo en esos bolsos o accesorios de piel que te niegas durante todo el año, en joyas que el resto del año son un capricho… La rebaja en estos productos suele ser notable.

(Nosotras os chivamos desde ya que nuestros bolsos estarán rebajados muy pronto… Y, como secretito, si os suscribís a la newsletter habrá sorpresas 😉 )

Regla nº8: haz una lista

Parece muy obvio, pero es totalmente necesario. Abre tu armario y analiza tus prendas, mira los catálogos o las webs de las tiendas y haz una lista de lo que te falta para completar tu armario. Compara precios y haz un cálculo aproximado de lo que puedes llegar a gastarte para saber de qué puedes prescindir si te pasas o encuentras algo inesperado.

Regla nº 9: pásate a la compra online

Desde hace unos años, la compra online está cogiendo mucha fuerza, pero para mucha gente ir a las tiendas, tocar las prendas, probárselas… es algo necesario. Nosotras lo entendemos, pero en periodo de rebajas os aconsejamos que lo evitéis. Online las rebajas siempre empiezan antes, las prendas están siempre colocadas y la disponibilidad de tallas o colores es mucho más fácil de encontrar. Además, los productos que pides online siempre vienen del stock de los almacenes, lo que quiere decir que eres la única persona que se lo probará (adiós a las manchas de maquillaje, botones perdidos o rasgados de personas que han ido a por esa prenda antes que tú). Y lo más importante, los gastos de envío suelen suprimirse en estas fechas y si no te convence lo que pides siempre puedes solicitar la devolución en la puerta de tu casa, sin mover un dedo y sin gastos añadidos.

Regla nº 10: no te vuelvas loca

Las compras son algo para disfrutarlo, si lo vas a pasar mal, no vayas a las rebajas. Tómatelo con filosofía, no son los Juegos del Hambre. No pasa nada por quedarse sin alguna prenda, por descubrir que por culpa de las navidades hay alguna talla en la que no entras, o que te has gastado más de lo que pensabas. Life goes on.

 

‘Has engordado, estás más guapa así’

En Navidad hay cosas que no cambian: las luces puestas en las calles cada vez antes, las interminables colas en las tiendas y los puestos de lotería, los anuncios de juguetes y colonias y, cómo no, pasarse horas y horas cocinando para toda la familia y que en dos segundos haya desaparecido todo del plato.

Nos pasamos todo el año preparándonos para estas reuniones familiares en torno a la comida, preparándonos mental y físicamente. Porque todos sabemos que vamos a acabar comiendo el triple sin ningún remordimiento, y que siempre habrá algún familiar que nos lo eche en cara o nos recuerde los kilitos que hemos ganado desde el último encuentro.

Y el caso es, ¿es que no hay nada más interesante en nuestra vida de lo que hablar que tenemos que caer siempre en eso?

Si tienes suerte, la sutileza no se pierde y esos comentarios se camuflan siempre con algo ‘positivo’ para no liarla demasiado: si te dicen que has engordado, irá seguido siempre (SIEMPRE) de un ‘pero estás más guapa así’, ‘eso es que vives bien’, etc, etc.

Pero hay quien no tiene reparo y va directamente al ‘madre mía cómo te has abandonado!’, ‘pues en la foto que subiste el otro día no parecía que estuvieses tan gorda’, ‘yo a tu edad había parido dos niños y entraba en una 36’.

Pues bien, este post es para recordaros que la felicidad no se mide en tallas y que mientras estemos sanos, ¡vivan las curvas! ¡viva disfrutar de la comida! ¡y viva querernos como somos!

revolution

 

Así que paciencia, ¡y a disfrutar de las fiestas!

 

Pongamos de moda la igualdad #SomosIgualesCobramosIgual

En octubre, el Foro Económico Mundial anunciaba que la igualdad de género podría retrasarse 170 años, es decir, hasta 2186 las mujeres no estaremos en igualdad de condiciones a los hombres. Pero, por muy aterradora que suene esa afirmación, lo peor es que el año pasado esta igualdad se preveía para dentro de 70 años: estamos yendo hacia atrás.

El informe del Foro Económico Mundial tiene en cuenta la educación, la salud y supervivencia, las oportunidades económicas y el empoderamiento político. Y actualmente deja ver que existe una brecha de igualdad entre hombres y mujeres del 59%, la mayor desde 2008.

pexels-photo

Las mujeres ganamos, de media, un 24% menos que un hombre por hacer el mismo trabajo. Si hay dos millones de trabajadores que cobran como máximo 645 euros brutos mensuales, un 67% son mujeres.

Además, el número de mujeres en puestos de responsabilidad también se mantiene bajo: a pesar de que 95 países cuentan ahora con tantas mujeres como hombres con formación universitaria, tan solo hay cuatro países en todo el mundo con igual número de hombres y mujeres legisladores, funcionarios de alto grado y directivos.

Por eso, si habéis entrado en la shop de Volum estos días habréis visto que los hombres tienen un 24% más caros todos los bolsos de la colección. Pero tranquilos, es algo simbólico.

Con la campaña #SomosIgualesCobramosIgual queremos intentar que los hombres sientan en su piel lo que las mujeres estamos sufriendo en su día a día. No vamos a cobrarles más por nuestros bolsos, (si sigues el proceso de compra, los precios volverán a la normalidad, sólo es una simulación) pero vamos a difundir un mensaje de igualdad y a luchar para que esta brecha se ensanche cada vez menos.

¿Nos ayudas? Vive la experiencia pinchando aquí.

image001

 

Subimos un 24% los precios de nuestros bolsos a los hombres

Hace poco leímos en el informe del Foro Económico Mundial que las mujeres cobraban un 24% menos de media por hacer el mismo trabajo que un hombre, o a veces más. Y no nos parece justo.

Así que pensamos: si ellos cobran más por lo mismo, ¿por qué no pagan más por lo mismo? 

Por eso, ahora y por un tiempo ilimitado, nuestros bolsos valen un 24% más para los hombres.

 

captura-de-pantalla-2016-12-07-a-las-19-17-50

 

¿Nos ayudas a denunciar esta injusticia?
Haz click aquí para vivir la experiencia.